Menú

Instalaciones y mantenimiento de climatización, energía solar, gas y fontanería

El petróleo no sabe de crisis

El petróleo no sabe de crisis

Vuelve a crecer el consumo global de petróleo (en 2012 el mundo quemó 890.000 barriles más que el año anterior, 890 mil más… cada día). Además, los “precios nominales promedio del petróleo” también registraron el año pasado máximos históricos, como histórica fue la producción del oro negro en Arabia Saudí, Catar y los Emiratos Árabes Unidos. Son algunos de los innumerables datos que contiene el exhaustivo Anuario Estadístico de la Energía Mundial de BP 2013 (BP Statistical Review of World Energy 2013), un documento que fue presentado ayer en Madrid y que recoge también otro máximo histórico (más modesto, sí, pero máximo al fin): el de la contribución renovable a la tarta del consumo de energía primaria: el 8,5% por ciento del total de esa energía consumida tuvo por origen una fuente renovable en 2012, tasa que casi duplica la contribución nuclear.

Muchos datos y un discurso francamente optimista en boca de los portavoces de la petrolera británica que presentaron ayer en Madrid el Anuario BP 2013: “los datos muestran que hay abundante energía disponible”, ha dicho el director de Operaciones de BP España, Emilio Estrada. “Nuestro desafío como industria –ha añadido- es tomar las mejores decisiones sobre dónde invertir. Queremos suministrar energía de forma que nos permitan ser seguros y a la vez competitivos, desplegando nuestros puntos fuertes al tiempo que reducimos nuestros riesgos y controlamos nuestros costes”, ha concluido. El petróleo continúa siendo el rey de la baraja, con un 33,1% del consumo mundial de energía. Y BP está feliz. Es lógico. Porque la producción mundial de petróleo aumentó el año pasado en 1,9 millones de barriles al día (un 2,2%), porque el consumo mundial de petróleo también creció -nada menos que en 890.000 barriles diarios- y porque “los precios nominales promedio del petróleo alcanzaron un nuevo máximo”.